Qué pasó con la capacidad productiva

Alimentos y bebidas cerró 2019 con un nivel más alto que en diciembre de 2018. Fue uno de los bloques de mejor performance, contrastando con el rubro textil, por ejemplo.

La industria cerró 2019 trabajando a media máquina, según el índice de uso de la capacidad productiva instalada difundido este miércoles por el Indec, que quedó en 56,9%. En noviembre pasado había sido del 60,7%.

En orden decreciente, los bloques sectoriales que cerraron el año con niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al general fueron refinación de petróleo (78,6%), sustancias y productos químicos (68,8%), papel y cartón (68,1%), industrias metálicas básicas (66,1%), productos alimenticios y bebidas (63,3%) y productos minerales no metálicos (57,2%).

En el otro extremo quedó la industria automotriz, cuyo nivel de uso de capacidad instalada se ubicó en apenas el 21,1% contra 25,6% de noviembre anterior. También tuvieron porcentajes menores al promedio general tabaco (50,1%), edición e impresión (49,3%), caucho y plástico (44,7%), textil (41,1%) y metalmecánica (40 %).

El incremento en la utilización de la capacidad instalada de alimentos y bebidas (63,3%, contra 58,9% de diciembre 2018) se explica, según el Indec, por el aumento registrado en la elaboración de carnes vacuna y aviar, molienda de cereales y oleaginosas y bebidas.

TAGS | Industria, Bebidas, Alimentos, Retail, Indec

También podría interesarte





© Copyright 2020 - Trade & Retail