Desafíos y oportunidades en la nueva realidad

Los profesionales opinan que invertir en proyectos de transformación digital no solo tendrán adecuado retorno, sino que no hay más alternativa que llevarlos a cabo.

22/07/2021 - 15:07 - Canales
Autor: Florencia Lippo


La transformación digital se perfila como una solución integral para adaptarnos a las demandas que nos exige la nueva normalidad. El proceso de transformación digital no solo se limita a la implementación de nuevas tecnologías en los procesos, sino que requiere una transformación cultural en los equipos de trabajo.

Para analizar qué están haciendo las empresas en este sentido, desde la consultora BDO realizaron una encuesta entre ejecutivos de diversas empresas para conocer su diagnóstico de esta coyuntura, sus acciones implementadas y sus aspiraciones de cara al futuro.

De acuerdo con la investigación, casi la totalidad de los encuestados (90%) planea abordar proyectos de transformación digital. Si bien la pandemia ha impactado en el capital de trabajo de muchas organizaciones, también ha acelerado los procesos de transformación.

“Vemos que, en línea con otros estudios de BDO a nivel internacional, los profesionales opinan que invertir en este tipo de proyectos no solo tendrán adecuado retorno, sino que no hay más alternativa que llevarlos a cabo. De las respuestas obtenidas, se destacan las áreas de Administración y Finanzas y Sistemas como las de mayor predisposición a asumir este tipo de retos tecnológicos. Observamos una intención de inversión en transformación digital en muchas de las áreas de la organización”, explican desde la consultora. 

Cambio cultural 

La transformación digital ha ido incorporando el concepto de “cambio cultural” en una organización y ha determinado acciones corporativas. Un alto porcentaje de los encuestados (60%) estaría dispuesto a solicitar servicios de consultores en Gestión del Cambio para acompañar con un plan y medición de las acciones en todo el proceso de la transformación digital. De acuerdo con nuestros estudios internacionales, esta colaboración puede partir de la misma estrategia digital y en cada uno de los subproyectos en los distintos procesos de las organizaciones.

Los expertos de BDO explican que “de la muestra encuestada, el 83% de los Gerentes de área destaca la importancia de acompañar estos proyectos de transformación con especialistas en Gestión del Cambio. Esto se debe a la necesidad de asegurar una rápida aceptación e incorporación de estas nuevas soluciones digitales por los equipos de trabajo logrando un eficaz éxito en la inversión realizada”. 

Digitalización y COVID-19 

En la actualidad, la pandemia producida por el brote de COVID-19 determina prácticamente todas nuestras decisiones diarias. La incertidumbre y los bruscos cambios en los comportamientos cotidianos producen la necesidad de seguridad al momento de consumir un producto o servicio. Es así que los “protocolos COVID-19” se perfeccionan con el fin de simplificar la toma de decisiones en el mercado.

“Los líderes sostienen la necesidad de implementar mejoras continuas a partir de automatización de procesos, sanitización y control de temperatura de sus colaboradores. Un 64% afirma que planifica invertir en soluciones tecnológicas enfocadas en el control y/o prevención en bioseguridad de la compañía. Sin embargo, existen irregularidades en la importancia que le atribuyen a cada una de ellas.

Uno de los datos más llamativos es la valoración negativa que reciben las Auditorias en bioseguridad (60%) en comparación con otras alternativas. Este dato va en línea con el desconocimiento de la existencia de Certificados Internacionales de Cumplimiento de procesos en cuidados y prevención frente al COVID-19”, señalan desde BDO.

Como conclusión, los expertos de la consultora manifiestan que “actualmente las empresas más exitosas de cualquier sector y tamaño se encuentran adoptando soluciones tecnológicas, con la intención de facilitar y agilizar los procesos diarios de sus colaboradores logrando así, entre otras cosas, mayor eficacia en dichos procesos, minimizar retrabajos, duplicaciones de tareas o tiempos, etc. Adoptar soluciones tecnológicas permiten a estas organizaciones estar más armadas para competir en un entorno económico que cambia constantemente. Hay que tener en cuenta que cada empresa comienza su transformación digital a partir de una necesidad distinta, por eso no hay un marco ni plan único para avanzar en la transformación digital, es por ello que para lograr una exitosa implementación, es importante contar con un acompañamiento de gestión del cambio para facilitar por medio de acciones claves en comunicaciones efectivas, capacitaciones a los integrantes de la empresa, medición de grados de usabilidad que serán claves para la aceptación de dicha inversión tecnológica logrando minimizar los posibles impactos negativos y favoreciendo la adopción del camino a la transformación”.

Transformación exitosa 

Desde la consultora Rethink Marketing establecieron una serie de pasos que sus expertos consideran indispensables a la hora de lograr una transformación digital exitosa. 

l Crear un comité para la transformación ordenada del negocio: tiene que haber un comité que regule y centralice la transformación digital. Debe haber un proceso de concepción centralizado y posteriormente, la delegación para la puesta en marcha.

l Definir nuevas metas de referencia: todo ha cambiado a nuestro alrededor, ¿cómo no modificar las referencias estratégicas que deben guiar el rumbo de la compañía? Las metas estratégicas deben cambiar. Hay que redefinir los hitos de corto, medio y largo plazo, que marquen el ritmo de los ajustes que serán imperativos para adaptar e impulsar el modelo de negocio. 

l Asumir la perspectiva de la reinvención y estar dispuestos a moldear la organización. Las compañías estuvieron centrados en explotar lo que ya conocían en lugar de explorar nuevas vías de negocio. Se debe dedicar tiempo a crear propuestas, servicios, productos e iniciativas que lleven a una nueva etapa acorde con todos los cambios que se están produciendo. Sin innovación, sin replanteamiento y sin romper aquello que ya ha funcionado, las organizaciones estarán cada vez más perdidas en su propuesta de valor del pasado. 

l Revisar los puntos de diferencia de la oferta y los componentes de la nueva experiencia de compra: si algo hay que revisar es en qué medida siguen siendo válidas las estrategias de diferenciación. ¿Son consideradas y valoradas por los clientes? Estas ventajas competitivas deben apuntar hacia la reinvención de la experiencia de compra. Debemos actualizar lo que proponemos, y esa actualización tiene que ver con alinear la forma en la que desea comprar el usuario y cómo lo propone nuestra marca. 

l Definir una nueva estrategia relacional orientada a potenciar la lealtad omnicanal que se traduzca en un plan de impacto a 18 meses. Diseñar una estrategia relacional significa definir las razones por las que un usuario va a prestar atención y va a decidir tener un contacto continuo y frecuente con nuestra marca. Pensar en la fidelidad desde un punto de vista omnicanal, supone elimina las fronteras entre lo físico y lo digital para ser capaces de trazar y recompensar a aquellos que apuestan por nosotros y se implican con nuestro negocio. Todo ello debe concretarse en lo operativo con un plan de impacto a 18 meses que catalice las primeras y prioritarias decisiones dirigidas a crear las bases los nuevos enfoques relacionales. 

l Activar un plan de venta interna de una nueva era: el plan de transformación no funcionará si no se le da la forma que necesita, y los stakeholders conocen en profundidad por qué se va a emprender un nuevo camino, dónde se quiere llegar y cómo les afecta a ellos.

Toda la organización debe tener la perspectiva a medio y largo plazo para evitar problemas de desmotivación y/u organización.

Por último, señalan desde Rethink Marketing, para completar estas recomendaciones sobre cómo abordar la transformación digital y de negocio, en Rethink marcan algunas directrices estratégicas que no se deben perder de referencia:

l Sólo sobreviviremos con clientes comprometidos: el reto pasa por tener en las áreas de actuación la mayor y más estrecha vinculación con las comunidades locales. Debemos ser su opción preferente de compra en las categorías donde competimos. Tener clientes comprometidos tiene que ver con lo que somos, lo que ofrecemos y nuestra capacidad para personalizar la experiencia de contacto y consumo.

l La omnicanalidad es mucho más que tecnología: es un proceso cultural que debe sobrevolar e impregnar todas las decisiones tácticas y operativas. Una estrategia de cambio que determine ajustes organizativos, incorporación de talento, definición de nuevos procesos, competencias y perfiles humanos., Un replanteamiento general que necesariamente implicará la activación de inversiones específicas que la posibiliten. 

l No dominaremos el territorio si no dominamos el dato: la clave de la fidelización tiene que ver con personalizar la relación con el usuario. El mayor activo para el desarrollo de las nuevas estrategias de posicionamiento son los datos y la capacidad de usarlos para generar experiencias afines al consumidor. Todo negocio físico compite con algoritmos preparados para captar la atención de los usuarios e incentivar comportamientos. Disponer de un modelo híbrido de negocio supone asimilar las reglas de lo digital para impulsar lo físico.

l En la transformación digital importa el orden de los factores: es importante que haya un proceso ordenado donde cada pieza intervenga en el momento cuya aplicación práctica es factible. Es preciso hacer que las iniciativas se lleven mediante la generación de estrategias que ordenen la puesta en marcha de los planes de acción. Si nos equivocamos en el orden perderemos tiempo y dinero, y al mismo tiempo crearemos conflictos y confusión. El orden es una de las condiciones necesarias para alcanzar el éxito perseguido.

 


También podría interesarte





© Copyright 2020 - Trade & Retail