Cómo explica Alfredo Coto su éxito empresario

La empresa que preside invirtió 6.500.000 de dólares en la remodelación a nuevo de la emblemática sucursal de Cabildo 545, en paralelo a su consolidación como multinacional exportadora de alimentos. Dos proyectos gigantes para 2020 y el Marketplace propio que llega en seis meses.

Alfredo Coto no es un empresario cercano a los medios, más allá del lugar preponderante que ocupa Coto Cicsa en el mercado argentino y en el internacional, con la consolidación de su perfil exportador que lo ha llevado a abrir oficinas de representación en Chile, Dubai y Shanghai y próximamente en Alemania.

Esa lejanía mediática tuvo un paréntesis en la reapertura del supermercado Coto de Avenida Cabildo 545. Lo realizado en esa sucursal, remodelada a nuevo, con una inversión que pasó los U$S 6.500.000, dio motivo para una rueda de prensa en que el presidente de la compañía repasó temas de la actualidad de la compañía y de la coyuntura económica y política que transita Argentina.

La obra

Al referirse a la obra inaugurada en el barrio de Belgrano, Alfredo Coto destacó la importancia de hacerlo para adecuar la sucursal a la actual propuesta de comercialización que ofrece la compañía.  “Este local fue un proyecto que inauguramos en 1993. En aquel entonces era uno de los principales megamercados, que levantamos donde existía una fábrica, que agrandamos comprando casas linderas. Fue una obra emblemática y muy querida por nosotros, pero los años pasan, la tecnología avanza y todo lo que había quedó desactualizado. Entonces decidimos cerrar y cambiamos todo, instalamos la tecnología necesaria para los sistemas administrativos de alta eficiencia que hoy tiene nuestra compañía”, fue la primera reflexión del presidente de Cicsa para enmarcar la importante inversión.


El Marketplace que viene

“Creo que estamos evolucionando en la Argentina, y nosotros desarrollamos un sistema de comercialización que le gusta a la gente. Somos exitosos por eso, porque tratamos de hacer algo que le gusta a la gente. Vemos que se evoluciona hacia otras formas de comercialización (por ejemplo, con Mercado Libre) y desarrollamos nuestras repuesta. Desarrollamos Coto Digital y hemos obtenido un resultado espectacular. Nuestra propuesta comercial va cambiando porque el mundo cambiando”, dijo Coto y lanzó uno de los anuncios que nadie esperada: en seis meses verá la luz Coto Web, el marketplace de la compañía. “Tendrá todos los condimentos de un marketplace. Se podrá comprar cualquier tipo de productos. Desde alimentos hasta bicicletas. Pero tendrá un diferencial, que serla la Garantía Coto. Sean de la marca que fueren, los productos llevarán nuestra garantía, Si una persona compra algo que vio y al tenerlo no le gustó o no era lo que pensaba, podrá cambiarlo. “

Apuesta a la producción

A lo largo del intercambio periodístico con Alfredo Coto se reiteró un tema que está al tope de las prioridades del empresario: producir. Y en ese sentido dio a conocer otra novedad: Coto tiene la habilitación para exportar los pollos que faena al mercado chino. “Este logro nos consolida como una multinacional argentina, ya que se suma a lo hecho con nuestras oficinas en Shanghai, Dubai y Chile. Más allá de la economía cambiante y de los problemas que hay para vender a otros países, estamos siendo muy favorecidos y triunfando con nuestra propuesta de vender productos sin intermediación. Esa idea que nos hizo exitosos en nuestros comienzos, nos sigue dando enorme rédito en el plano local y ahora en el internacional”, contó el presidente de Cicsa, quien tomó el dato para un mensaje destinado a los políticos.

“Los partidos políticos deben tomar conciencia de que tenemos un país rico. Con hectáreas y hectáreas donde no hace falta ni el riego artificial para cultivar. Tenemos grandes ventajas si nos comparamos con naciones como Israel, con una geografía desértica, que sin embargo produce alimentos de gran calidad, como los pomelos que les compro para abastecernos fuera de temporada y que cultivan a pesar de contar sobre todo con agua salada. Argentina tiene un sector agroindustial ya desarrollado, sólo se trata agregarle valor, como lo hacemos desde Coto, cuando criamos pollos transformando el trigo y el maíz en carnes blancas”, afirmó Coto, quien amplió su reflexión política: “La confrontación política genera enojos, por eso trato de evitarla. Mi mensaje es trabajo, trabajo, trabajo. Poner el foco en ver qué productos podemos vender desde la Argentina. A mí me gusta el arte del comercio como a los políticos les gusta el arte de hacer lo posible. Estoy convencido de que los jóvenes argentinos van a poder ver un país en serio y con crecimiento. Se necesita informatizar el país para que pueda ser bien administrado, porque un país sin la administración eficiente que permite la tecnología va a tener problemas. Hay que entender que la tecnología reina en el mundo, y si uno no lo entiende se va a ir quedando.”

“¿Qué culpa les cabe a los empresarios en esta crisis que atraviesa el país?”, fue la pregunta que a continuación escuchó Alfredo Coto. “Los gobiernos tienen que gobernar, los empresarios tienen que reinventarse para no echarle siempre la culpa a los gobiernos gobierno. Parte de culpa de la actúa situación la tenemos los empresarios, parte la tienen la inestabilidad y la economía cambiante y parte la podemos tener todos. Los empresarios tienen que hacer reflexionar al mundo de la política. Yo he tratado de hacerlo, y no me fue bien en política. Fue en el 2005. Ante eso dije la política no es para mí. Los empresarios debemos decir las cosas. Seguro que recibiremos algunas respuesta que no nos gustarán. Así en el comercio como en la industria. Hay que ir a discutir proyectos de apoyo a la industria exportadora, sobre todo de la parte agroindustrial, que es donde el país tiene un diferencial para dar. Acá hay empresas como Techint y Arcor, que son admirables, que empujan, que venden sus productos en China y en tantos otros mercados. El gobierno debe apoyar el aparato producto. También pienso que hay que tomar el ejemplo de lo que viví alguna vez en Brasil. Allá los empresarios se reúnen para ver cómo van a competir con el mundo. Y al gobierno le toca apoyar al aparato productivo.”

“¿Por qué no se recupera el mercado interno?”, preguntó un colega. Y Coto hizo su análisis: “Un país sin moneda tiene problemas. Lo primero que debe tener Argentina es moneda. Y seguridad jurídica, y sólo así vamos a salir adelante. En eso deben aportar los políticos, dando señales para desaparezca el temor a invertir que expresan algunos empresarios. Creo que los políticos se están dando cuenta de que se tienen que juntar y dar señales al mundo. La globalización, la tecnificación y la informatización cambiaron al mundo. Uno no puede gestionar esta sucursal como lo hacía en 1993, cuando fue muy exitosa. Cambió todo. Yo no me pongo contento si a Carrefour le va mejor o peor, no me pongo contento si a Jumbo no le va bien. Nosotros tenemos que sacarnos esa ferocidad que no lleva a ningún lado… Hay que animarse a crecer. Hay empresarios que no quieren agrandarse porque si lo hacen se exponen. Es el síndrome del crecimiento. A nosotros nos pasó en el 2000. Nos abrimos demasiado, sin tener resuelto el tema fundamental de la conectividad. Cambiamos 4,5, 6 veces de sistema hasta que dimos con el adecuado

 

Una ley en la góndola

Alfredo Coto no rehuyó hablar de un tema que se agitó con fuerza a partir del descontrol en los índices inflacionarios: la ley de góndolas. “Pueden poner cualquier ley, lo que no pueden es imponer lo que le gusta a la gente. Nuestro negocio se trata de hacer una propuesta comercial que le guste al consumidor. Si alguien quiere góndolas, en Coto las tiene. Como supermercadistas tenemos que hacer mucha fuerza para que las pymes participen, si pueden en todas las sucursales mejor, si pueden en dos en dos.

Los proyectos

La reinauguración de Cabildo 545 evidencia que la coyuntura económica no frena a Coto. “Vamos fijando prioridades. Tenemos grandes proyectos, como los híper de Nordelta y La Plata, que nos exigen inversiones por unos 40 millones de dólares que no tenemos. Pero empujar esos grandes emprendimientos no puede hacer caer en el olvido otras prioridades. Sumamos como nadie en tecnología. Hoy tenemos un ticket entendible ciento por ciento, contamos con transferencia electrónica de fondos, nuestro sistema está conectado con la AFIP, que conoce todo lo que facturamos. Coto Digital ya representa el 7 % de nuestra facturación y fue determinante para incrementar nuestro market share. Estamos con la remodelación de Ezeiza, donde el cambio de nuestra propuesta comercial será acompañada por la construcción de un shopping, que está algo demorada. Estamos haciendo un esfuerzo tremendo, con el acompañamiento de nuestros proveedores grandes y pequeños, manteniendo nuestros compromisos de pagos a pesar de una cadena que se ha roto por la volatilidad del dólar y el alto costo del crédito”.

 

TAGS | Coto Cicsa, Marketplace, Alfredo Coto

También podría interesarte





© Copyright 2019 - Trade & Retail