Por qué Mondelez es el tercer gigante en crisis

La multinacional de origen estadounidense pidió el Proceso Preventivo de Crisis explicando que la caída del consumo la llevó a la acumulación de stocks y que por eso tendrá que paralizar por seis meses la producción en sus plantas de Pacheco y de Tigre. Los próximos pasos y qué puede pasar.

La crisis que está atravesando Mondelez International en la Argentina entró en una nueva etapa, al pedir la empresa la apertura del Procedimiento Preventivo de Crisis ante la Secretaría de Trabajo del ministerio que conduce Dante Sica.

En los días previos, la multinacional de origen estadounidense había mantenido reuniones en ese mismo ámbito, solicitando se la autorizara a suspender a la totalidad del personal de sus plantas productivas de Pacheco y Tigre por seis meses, a partir del 1° de diciembre, "a efectos de evitar despidos masivos y la consiguiente pérdida de la fuente laboral". La empresa proponía pagar "el 90% de la remuneración básica y antigüedad” durante los 180 días de cierre de las dos unidades productivas.

La causa para aquel pedido aparecía explicitada en un documento de Mondelez. “Una sensible baja en las ventas y una grave acumulación de stock de nuestros productos. Lo mismo sucede con nuestros distribuidores, lo cual hace más grave la acumulación de stock. En este año se refleja una disminución de las unidades vendidas, que se va incrementando mes a mes. La preocupante situación sin visos de solución en lo inmediato nos obliga a hacer este pedido", fue el argumento difundido por la multinacional.


La alternativa de las suspensiones queda de lado ahora, ante la presentación del PPC, que la Secretaría de Trabajo evaluará una vez que Mondelez presente sus últimos tres balances. Que sean deficitarios es la primera condición que pone el organismo estatal para estudiar si otorga el pedido, aunque hay otras instancias a atravesar. Entre ellas, la notificación al sindicato, que ya ha expresado su oposición a este pedido como a las suspensiones propuestas en primera instancia.

La reducción empezó en 2018

Cabe recordar que Mondelez tiene tres plantas de producción. En la de Pacheco (ex Kraft) se elaboran los productos de las marcas Oreo, Pepitos, Express, Variedad, Mayco, Tita, Rodhesia, Milka, Shot y Terrabusi. En la de Tigre, por su parte, se fabrican Halls, Beldent, Milka y los Palitos de la Selva. En tanto, en la tercera unidad productiva, ubicada en Villa Mercedes, San Luis, la compañía produce los postres para preparar Royal y las bebidas en polvo Tang y Clight.

Mondelez contaba hasta fines de 2018 con una cuarta fábrica, ubicada en la localidad de Las Heras, provincia de Buenos Aires. Pero en diciembre de 2018, la transfirió al grupo La Dolce, que absorbió la totalidad de la plantilla de trabajadores. Además de vender el predio y todo el equipamiento industrial, Mondelez le cedió a La Dolce (produce las golosinas Vauquita)  las marcas Billiken, DRF y La Yapa, entre otras.

La crítica situación de Mondelez se suma a la de Molinos Río de la Plata y Arcor, que en la presentación de sus balances al 30 de septiembre en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires anunciaron pérdidas por $1356 millones y $2610 millones, respectivamente.

Este panorama está acorde con una coyuntura económica que muestra un proceso inflacionario que supera el 50 % anual, una suba del dólar superior al 100% en el año, retracción total del crédito nacional e internacional y las subas de las tarifas, todo lo cual deriva en una importante caída del poder adquisitivo y, consecuentemente, del consumo.

TAGS | Retail, Mondelez, Golosinas, Trade

También podría interesarte





© Copyright 2020 - Trade & Retail